Análisis de la encuesta realizada por The European Resettlement Network: Consecuencias de la pandemia de COVID-19 en personas refugiadas, migrantes y en búsqueda de asilo y oportunidades de futuro.

Después de un año de la expansión del virus COVID-19, La Comisión Europea advierte de la importancia de apoyar a aquellos grupos que sufren con más intensidad las consecuencias de la pandemia: personas refugiadas, migrantes y en búsqueda de asilo.

Con el objetivo de visibilizar cómo el virus COVID-19 ha impactado sobre esta fracción de la sociedad, the European Resettlement Network ha encuestado a 1194 personas de toda Europa incluyendo personas refugiadas, migrantes solicitantes de asilo así como organizaciones trabajando con ellas. La encuesta tiene un formato abierto (para responder a las preguntas las participantes podían elegir entre las respuestas sugeridas y/o añadir sus propias) y está enfocada en tres ámbitos: la primera sección pregunta sobre cómo las personas refugiadas, migrantes y en búsqueda de asilo están siendo afectados por la pandemia, La segunda sección está enfocada en cómo las organizaciones se han visto más afectadas por las consecuencias de la pandemia Y La tercera sección, pregunta tanto a las personas de dichos colectivos como a las organizaciones acerca de las posibles soluciones para mejorar su bienestar y asegurar una vida digna.

Los resultados de la encuesta muestran (Ilustración 1) que la mayor parte de personas refugiadas y migrantes (23%) señalan que su aprendizaje ha sido limitado. Esto se debe a que la educación, incluyendo cursos de idiomas y formación reglada y no reglada fue interrumpida o continuada de manera virtual. El formato digital de las clases también supone un problema ya que muchas personas (15.5%) declaran carecer de internet u ordenador (8.2 %) o conocimientos digitales (7.3%). Otra consecuencia común (8%) es el aislamiento y un empeoramiento de la salud mental, que ya de por sí refugiados y migrantes experimentaban. Finalmente, otra de las respuestas más comunes (10%) hace referencia al retraso de los procedimientos legales sobre migración y asilo que han supuesto que ciertas personas (4%) no hayan podido cubrir necesidades básicas.

Como futuros planes de futuro (Ilustración 3) las organizaciones y las personas refugiadas y migrantes (27%) destacan la importancia de poder realizar voluntariados para integrarse mejor con el resto de los miembros de sus comunidades. Así mismo, reclaman más oportunidades de trabajo (7,3%) e inciden en la importancia de dar mayor visibilidad sobre su situación política, económica y social y en el rol que ocupan en las comunidades. Por ejemplo, durante el confinamiento en Finlandia las personas denunciaron las condiciones de trabajo y salario en la recolección de fruta, empleos ocupados en su mayoría por personas migrantes. Estas protestas han derivado en debates públicos para mejorar las condiciones de trabajo en este sector.

Desde Refugees Welcome España somos conscientes de la situación de incertidumbre que la pandemia de la COVID-19 está generando sobre personas refugiadas y migrantes y por ello trabajamos a nivel europeo para asegurar su bienestar mental y físico. En línea con las oportunidades de mejora sugeridas en la encuesta, nuestra prioridad es asegurar el acceso a una vivienda digna. Con el fin de facilitar la inclusión en la sociedad y fomentar el intercambio cultural, personas migrantes y locales comparten la misma casa. Fruto de esta idea, decenas de personas refugiadas ya comparten piso y han construido relaciones basadas en el respeto mutuo. Así mismo, y en línea con otra de las sugerencias de la encuesta estamos realizando campañas de sensibilización para visibilizar la situación de las personas en busca de asilo y migrantes y denunciar la violación de derechos humanos.

     Accede a tu cuenta

Usamos cookies en esta web

Por favor, confirma que aceptas las cookies. Puedes no aceptarlas, pero habrá sitios por los que no podrás navegar adecuadamente. Por si lo necesitas, esta es nuestra política de cookies.