“Mi rutina diaria no ha cambiado, la convivencia es un intercambio mutuo: yo aprendo cosas nuevas de Moriba y él también de nuestro país y de nuestra cultura.”

 

Bárbara es una persona jubilada y Moriba es un estudiante. Llevan ya dos meses compatiendo casa gracias al proyecto Refugiados Bienvenidos (Refugees Welcome), en el que personas locales abren sus casas para convivir con personas que solicitan asilo en nuestro país.

Refugiados Bienvenidos (Refugees Welcome) es una organización sin ánimo de lucro que forma parte de una red internacional y que pone en contacto a personas que tienen una habitación libre en su casa con personas refugiadas que buscan un lugar donde vivir.
Bárbara nos contactó porque tenía una habitación libre y estaba dispuesta a alquilársela a alguien que la necesitara.

A pesar de la diferencia de edad, Moriba y Bárbara tratan de encontrar actividades que puedan hacer juntos: cocinan, ven la television y comentan las noticias. Además, les encanta charlar. “Hablamos mucho, a veces tenemos puntos de vista completamente diferentes pero es normal: venimos de orígenes muy distintos y pertenecemos a generaciones diferentes, pero nunca dejamos de respetar las opiniones de cada uno”, nos dijeron.

La de Bárbara y Moriba es una de las muchas historias que muestran la importancia de compatir con los demás. Si quieres escuchar más historias, suscríbete aquí:



he leído y acepto los términos y condiciones.

Autorizo el tratamiento de mis datos personales con fines de elaboración de perfiles, de conformidad con lo dispuesto en el RGDP 976/2016.

     Accede a tu cuenta

Usamos cookies en esta web

Por favor, confirma que aceptas las cookies. Puedes no aceptarlas, pero habrá sitios por los que no podrás navegar adecuadamente. Por si lo necesitas, esta es nuestra política de cookies.