¿Cuáles son los “bulos” más comunes a los que se enfrentan las personas desplazadas a la hora de encontrar piso? (Parte I)

En este blog analizamos uno de los bulos más extendidos sobre el colectivo migrante en el mercado de la vivienda. ¿También pensabas que este colectivo suele vivir en espacios pequeños compartidos con un gran número de gente? ¿Sabes por qué? En Refugees Welcome te lo contamos. 

“Bulo” número uno: Muchas personas extranjeras viven hacinadas.

Ahora más que nunca debido a la crisis de la COVID-19, se ha establecido la creencia de que las personas desplazadas viven hacinadas en pisos que superan su capacidad y ello sirve de argumento a muchas inmobiliarias para no alquilar a extranjeros. 

¿Por qué existe esta creencia? ¿Tiene parte de realidad? Y si es así, ¿a qué se debe esta realidad? ¿Las estadísticas? Según datos del Eurostat, España contabiliza que un 20,4% de los ciudadanos de fuera de la Unión Europea viven en condiciones de hacinamiento. Este dato asciende a un 35% cuando se contabiliza en toda la Unión Europea.

¿Por qué, siendo un porcentaje minoritario e incluso más bajo que en los demás países, existe esta creencia de forma tan generalizada?

 

 ¿Sabías que a las personas extranjeras se les suelen ofrecer viviendas más pequeñas que a los españoles?

 

Esta realidad se describe en el Informe ¿Se alquila?  de Provivienda y demuestra cómo a veces las falsas creencias acaban retroalimentando la realidad que describen.

A menudo, relacionamos a las personas desplazadas con circunstancias de vulnerabilidad económica y pensamos que las personas en situaciones más vulnerables tienden a agruparse para compartir gastos o pueden encontrar más dificultades para encontrar una vivienda que se ajuste a sus condiciones. Una vez más, se muestra como el racismo está estrechamente relacionado con la aporofobia. Sin embargo, esta creencia no tiene soporte en los datos, se hace patente que esta creencia retroalimenta la dificultad añadida de este colectivo para encontrar vivienda en unas condiciones razonables y a precios no abusivos. 

Los mitos, a pesar de fundamentarse en creencias falsas, aumentan las dificultades y acaban generando las realidades que describen. La tendencia a la alza de los precios en el mercado de la vivienda ya ha impedido a muchos jóvenes independizarse en los últimos 10 años y el estigma a los que se enfrentan las comunidades de personas desplazadas supone una dificultad añadida en la búsqueda de un nuevo hogar.

     Accede a tu cuenta

Usamos cookies en esta web

Por favor, confirma que aceptas las cookies. Puedes no aceptarlas, pero habrá sitios por los que no podrás navegar adecuadamente. Por si lo necesitas, esta es nuestra política de cookies.