Diario de a bordo de Juanma e Idrissa

Como si de una película de Antena 3 de los domingos se tratase, Idrissa y yo hemos pasado la tarde entera paseando por el barrio madrileño de Pacífico, con la BSO de 2Pac creando una atmósfera más que adecuada. Bailábamos California love por aquellas calles poco transitadas buscando cualquier rincón despejado en los parques para hacer un alto en el camino y charlar sobre sus clases de español, de sus entrenamientos matutinos en los parques públicos de su barrio (y de mis entrenos que comparados a los suyos son calentamientos), de su querido Real Madrid (y de mi amado Athletic Club), de la salud de la familia y amigos, de todos los planes que vamos a hacer cuando la vida lo permita…

Estábamos en una calle amplia, donde se encuentra una de las placas conmemorativas de aquel trágico 15 de marzo de 2004, junto a las vías de los trenes que desembarcan en la estación de Atocha. No recuerdo exactamente quién de los dos dijo que le inspira mucho la metáfora de vida que supone un tren: una mole de acero, cables y raíles que inicia un camino marcado, casi de forma automática y no se detiene hasta que llega a su destino… Creo que fue un buen momento…: “Idri… ¿Unas fotos?”

Idrissa, como modelo profesional que es, mantiene una fantástica relación con la cámara que le busca constantemente. Rezuma estilo y clase por los cuatro costados. Yo, enemistado con el objetivo de cualquier cámara desde hace ya muchos años, me dispuse a ponerme tras ella, tarea que me resulta divertidísima, pero con la obligación personal de estar a la altura del modelo (cosa de la que no estoy muy seguro). Idri quedó muy satisfecho con los resultados. ¿Qué más se puede pedir? Hemos acordado tomarnos muchas más fotografías. Yo también saldré en ellas… se lo prometí…

Para rematar la tarde, como clímax de la trama fácil de las pelis de serie B, antes de volver cada uno a nuestras obligaciones, vimos a lxs muchachxs que jugaban a baloncesto en las pistas abiertas del barrio, siempre respetando la distancia y con la mascarilla tapando todo correctamente. Quedamos en vernos la semana siguiente por su barrio, para conocer a sus amigos aquí en Madrid y los rincones por donde se mueve. Menos mal que la vida, a diferencia de los trenes y de las películas malas de Antena3, no avanza por un camino marcado por vías; ni tiene un guion cerrado escrito por un chimpancé que sabe mecanografía

…¿O sí?

     Accede a tu cuenta

Usamos cookies en esta web

Por favor, confirma que aceptas las cookies. Puedes no aceptarlas, pero habrá sitios por los que no podrás navegar adecuadamente. Por si lo necesitas, esta es nuestra política de cookies.