“Vi un anuncio de Refugees Welcome en Instagram y fue como una señal”, diario de a bordo de Sarah

Cuando salió a la luz que el país de origen de Sarah, EEUU, estaba separando a niños de sus padres en la frontera, para asustarlos y disuadirlos de pedir asilo, se sintió avergonzada. EEUU es un país muy joven y de pequeña le enseñaron que todos somos de algún otro lugar: en su clase había italianos y haitianos, brasileños y japoneses. Ese espíritu de curiosidad cultural le hizo querer aprender español  en el colegio y venir a España al acabar la universidad.

Mudarse a un país nuevo nunca es fácil. Tardé 4 meses en conseguir una cita previa para recibir el NIE, me denegaron el visado de estudios porque faltaba un sello… A pesar de llevar 6 años estudiando español, al llegar era incapaz de expresarme, todo necesitaba traducirlo y mi mente iba muy lenta. No entendía el funcionamiento de las cosas ni las costumbres… ¿No se quitan los zapatos al entrar en casa? ¿Es maleducado llegar puntual o qué?

Conseguir un piso en Barcelona fue uno de los retos más difíciles. No tenía contrato de trabajo, ni nóminas, ni suficiente para pagar una fianza. Me mudé 6 veces en dos años. Soy de un país rico y occidental. Tengo muchos privilegios que inmigrantes de otros países no tienen. La gran diferencia es que yo he venido a España voluntariamente, no por sentirme ni perseguida ni en peligro en mi país.

Cuando me enteré de lo que estaba sucedía en la frontera sur americana, me entró la necesidad de hacer algo. Pocos días después vi un anuncio de Refugees Welcome en Instagram y fue como una señal

 

A la casera de la convivencia para la cual hice de vínculo le pasó igual. Le asombraban los precios de las habitaciones de alquiler y no quería contribuir a la subida de precios en la ciudad, así que decidió alquilar la habitación que tenía disponible por un precio accesible a alguien que realmente la necesitaba.

Las reuniones tanto con Myriam, la casera, como con Kaoutar, solicitante de asilo, fueron muy buenas desde el principio. Hablamos de nuestras motivaciones, del intercambio cultural y de los idiomas. Kaoutar habla 4. Siempre he estado orgullosa de mi castellano y de la facilitad con la que he aprendido el catalán. Pero Kaoutar llevaba solo 9 meses en España cuando la conocí y ya se expresaba con una fluidez y una naturalidad perfecta. Sabía que la convivencia iba fluir tan fácil como la conversación.

¡La mudanza fue un desastre! pero también nos sirvió para entrever que la convivencia iría bien. Vinimos de Sant Andreu a Gracia con una maleta que no se cerraba de todo. Aguantó dos trasbordos de metro, pero a unos 10 minutos de la casa se partió por la mitad. Ropa y cosméticos cayeron por la calle. Intentamos cogerlo todo en nuestras manos, pero era imposible. Llamé a Myriam y vino con una maleta pequeñita y muchas bolsas de la compra. Ocupando toda la acera y riéndonos de lo absurdo que era, recogimos todo y nos encaminamos de nuevo hacia la casa.

Cuando el contrato finalizó y Kaoutar necesitó mudarse a otro piso le acompañé en la búsqueda. Cuando explicábamos que necesitaba empadronarse y hacer un contrato para poder recibir ayuda estatal, la gente se ponía nerviosa. Me acordé de mis primeros años en Barcelona, de armarios interiores alquilados como habitaciones y solicitudes denegadas. Finalmente encontramos a alguien dispuesto a cumplir con estos requisitos básicos. Y no me sorprendió nada que fuera un extranjero que en su momento había pasado por los mismos retos.

Mudarse a otro país nunca es fácil y cuando no tienes posibilidad de volver a tu hogar es aún peor. Refugees Welcome hace la transición un poco menos dura, ofreciendo además de un piso una red de apoyo a esas personas. No puedo reunir a las familias separadas y detenidas injustamente en EEUU, pero puedo aportar mi grano de arena acompañando a alguien pasando por los mismos retos por los que he pasado yo. La cultura de bienvenida es una cultura no solo de inclusión social, sino también de compartir culturas y recordar que todas somos de otro lugar originalmente. Es con este espíritu que me quiero mover por el mundo y es por eso que me ofrecí como vínculo local para Refugees Welcome.

– Sarah Stearns

     Accede a tu cuenta

Usamos cookies en esta web

Por favor, confirma que aceptas las cookies. Puedes no aceptarlas, pero habrá sitios por los que no podrás navegar adecuadamente. Por si lo necesitas, esta es nuestra política de cookies.